sábado, 28 de octubre de 2017

31 de outubro: LA ESPUMA DE LOS DÍAS, BORIS VIAN (1947).

Imaxe: Boris Vian, la espuma de su jazz, El Mundo.

Como música de fondo: Enlace a Duke Ellington: "Chloé".  
"Chloe o “la canción de la ciénaga”, grabada por Duke Ellington en los años 30, fue la inspiración de la mujer fetiche, la femme encontrada que iluminó Boris Vian en un texto que el también patafísico Raymond Queneau consideró “la más desgarradora de todas las historias de amor contemporáneas”. En "Dos Chloes, Vian y el Duque", Diagonal, 11-11-09. 

Para escoitar a música de Boris Vian, enlace The best of Boris Vian.

O AUTOR E A SÚA OBRA
 “Vivió 39 años, pero parecieron 200. Se comió sus días a dentelladas, sin dejar ni el hueso, hasta que su corazón, siempre delicado, dijo 'no puedo más' hace ahora 50 años. Quizás no le quedaban cosas por hacer, como si en una loca carrera hacia su destino hubiera alcanzado a la muerte, pillándola desprevenida y saludando, sarcástico, 'te cogí'.
Qué le movía a hacer todo lo que hizo es un misterio. Un ingeniero que cantaba. Un novelista que corría rallies. Un trompetista que inventaba cosas. Un juerguista que componía canciones. De vivir un poco más, seguramente habría terminado de astronauta. Porque el mundo, a Boris Vian, se le quedaba pequeño”. En “Boris Vian, el escritor que tenía un músico dentro”, Público, 19-06-2009.
Acuarela de Marion Mousse
"He aquí un digno y vivo testamento escrito de uno de los hombres más curiosos, polifacéticos, creativos y polémicos de la Francia de la segunda mitad del siglo XX, que vivió en un tiempo apasionante, conoció el gran Paris de la posguerra, fue amigo de Jean Paul Sartre, colaboró en la revista Combat que editaba Albert Camus, fue músico de jazz, descubrió el Barrio Latino y Saint-Germain como el paraíso literario de una generación de creadores y escribió novelas y canciones y hasta se inventó un escritor estadounidense negro –Vernon Sullivan– bajo cuyo nombre publicó una novela, Escupiré sobre vuestras tumbas (1946), que fue un escándalo en Francia por la violencia y el sexo contenidos en el relato, que describía una venganza racial, y por la que fue juzgado. Vian compuso además una canción en la que un soldado escribía un carta al Presidente de la República negándose a incorporarse a filas, titulada “El desertor”, que causó notable escándalo en la Francia de entonces, inmersa en la llamada guerra de Argelia, y que fue uno de los grandes hitos musicales y culturales de la revolución de Mayo de 1968”, en Crítica: “Boris Vian: No me gustaría palmarla. Poemas ilustrados”, El Imparcial5-11-2009.
Máis sobre a súa vida e obra en Lecturalia, Wikipedia e  La música que no paró”,  El País, 24-5-2009.

O MÚSICO



“Su faceta como cantante y compositor, recogida en el recopilatorio L'ingénieux romanesque (Wagram / Karonte, 2009) que se acaba de publicar, es mucho menos conocida -sobre todo fuera de Francia-, pero su riqueza es igualmente sobresaliente. Escribió más de 400 canciones, sobre todo en los últimos años de su vida, en la década de los cincuenta". 
“Su música tienen una influencia francesa evidente, sobre todo de los primeros músicos jazz del Hot Club, la chanson y Django Reinhardt, pero también del jazz americano. En su repertorio también hay blues, rock and roll y sonidos latinos (…)”.

El Mundo, 6-11-2015: "Boris Vian, la espuma de su jazz".
“Su composición más famosa, El desertor, hoy es himno antimilitarista de cabecera para muchos músicos franceses, y toda su obra y figura jazzísticas cuenta con publicaciones ejemplares como Escritos de jazz (Editorial Planeta) o compilaciones discográficas necesarias como L'écume des nuits (Universal)”.
Imaxe


ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA DA NOVELA (Gondry, 2013).



Enlace ao Trailer
“A los que no conocen la novela de Vian la película les puede agotar a los diez minutos, con ese barroquismo «homemade», marca de la casa Gondry (…). Habría que decirles que es una adaptación literal del libro, si es que se puede representar literalmente algo –la imaginación coagulada en un universo con reglas propias– que parece irrepresentable. Gondry comparte con Vian algo más que una visión del mundo: hay algo de una urgencia artesanal, versátil y proteica, que transpiran tanto las imágenes de orfebre de uno como las palabras de poeta visceral del otro. La película se hace más ligera a medida que la retina se acostumbra a sus excesos y el campo visual detecta, entre el desparrame de felicidad surrealista, el amor tímido pero locuaz, ingenuo. (…) Si Vian murió de un ataque al corazón en un cine mientras maldecía al director de la adaptación de «Escupiré sobre vuestra tumba», ahora su fantasma debe de estar aplaudiendo en la oscuridad”. En “La espuma de los días: Puro Boris Vian”, La Razón, 27-09-2013.


“En el prefacio de su novela, Vian la definió como “una proyección de la realidad, en una atmósfera oblicua y recalentada, sobre un plano de referencia irregularmente ondulado y que presenta una distorsión”. Michel Gondry toma esas palabras como insignia para sumar toneladas de invención a su vocación de literal y casi enfermiza fidelidad: la película parece respetar cada frase y convertirla en poema visual, al tiempo que añade un puñado de nuevas y afortunadas ocurrencias”. En “La máquina de imaginar”, El País, 26-09-2013:

 

BORIS VIAN EN BANDA DESEÑADA

Piscina Molitor. Impedimenta.

"Las 99 vidas de Boris Vian", El Mundo. Imaxe de Piscina Molitor.

Piscina MolitorImpedimenta. Biografía de Boris Vian en BD: “Boris Vian, símbolo de rebeldía de su época”, La Vanguardia, 1-10-2013:
“Trompetista, poeta, novelista e inventor, Boris Vian, que pasó la II Guerra Mundial haciendo turismo y acudiendo a numerosas fiestas, falleció a los 39 años por una enfermedad que llevaba tiempo advirtiéndole de que su muerte sería temprana, una vida que queda relatada en el cómic Piscina Molitor. (…)
Un Boris Vian que entabló amistad con buena parte de los intelectuales de la época como el filósofo Jean Paul Sartre, la escritora Simone de Beauvoior o el violinista Yehudi Menuhin quien, junto a su familia, se instaló en la casa de Vian después de que el padre de este perdiese una gran cantidad de dinero en la bolsa y se viera obligado a desprenderse de ella.
"La vida de swing de Boris Vian" se puede leer bajo el título de esta novela gráfica, y precisamente a ritmo de jazz decidió llevar su vida este excéntrico escritor cuya temprana muerte no evitó que se convirtiera en un mito que trascendió su tiempo”.


Album BD: L’Écume des jours par Jean David Morvan et Marion Mousse



 

Máis en:


Boris Vian: la espuma de la vida, ABC, 12-10-2009.


Boris Vian: No me gustaría palmarla. Poemas ilustrados”, El Imparcial, 5-11-2009.



 

martes, 3 de octubre de 2017

LIBROS ADQUIRIDOS EN 2017 POLA BIBLIOTECA DE GALICIA PARA OS CLUBS DE LECTURA

+
ORTIZ, Emilio: A través de mis pequeños ojos. Duomo. 256.

OZICK, Cynthia: El chal. Lumen.

PALOMAS, Alejandro: Una madre. Siruela

PÉREZ REVERTE, Arturo: El tango de la guardia vieja

REYES, Emma: Memoria por correspondencia. Libros del Asteroide- ABC.

YANAGIHARA, Hanya: Tan poca vida. Lumen, 1000.

DICKENS, Charles: Grandes esperanzas
+
STROUT, Elizabeth: Me llamo Lucy Barton. 224. En 2009 ganó el Premio Pulitzer de Ficción por su novela Olive Kitteridge,

PASTERNAK, Boris: Doctor Zhivago. Anagrama (19 ejemplares)

GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel: Cien años de soledad (18 ejemplares)
+
CAPOTE, Truman: A sangre fría (20 ejemplares). 440.

BORGES, Jorge Luis: El aleph (20 ejemplares)

SHAKESPEARE, William: Romeo y Julieta  (19 ejemplares)
+
IBSEN, Henrik: Casa de muñecas (19 ejemplares). 368.
+
LEE, Harper: Matar a un ruiseñor. 416.

SHELLEY, Mary: Frankestein

BRADBURY, Ray: Farenheit 451

+
O’BRIEN, Edna: Las sillitas rojas. 352.

HARUF, Kent: Nosotros en la noche. 144.
+
HRABAL, Bohumil: Trenes rigurosamente vigilados. 112.
2012
MORLEY,Christopher: La librería ambulante
+
ARAMBURU, Fernando: Patria. 616. Pr


SANTOS, Care: Media vida
+
ÁRBOL, Víctor del: La víspera de casi todo. 416.
+
DOERR, Anthony: La luz que no puedes ver. 664.

CAMPOS, Cristina: Pan de limón con semillas de amapola
+
FERRANTE, Elena: La amiga estupenda. 392.
2016

GRANDES, Almudena: Los aires difíciles
2017

CHACÓN, Inma: Tierra sin hombres

LEYSHON, Nell: El show de Gary

COLLINS, Wilkie: La dama de blanco (20 ejemplares)
+
LEMAITRE, Pierre: Vestido de novia. 296.
+
2012
2016
2002
+
LAHIRI, Jhumpa: La hondonada. 416.

LAURAIN, Antoine: La mujer de la libreta roja

HIRUTA, Asako: La insólita pasión del vendedor de lencería

WILDE, Oscar: El retrato de Dorian Gray

MENDOZA, Eduardo: La ciudad de los prodigios

MENDOZA, Eduardo: Los soldados de Cataluña (La verdad sobre el caso Savolta)
2016
+
CONRAD, Joseph: El corazón de las tinieblas. 176.
+
DENNIS, Patrick: La tia Mame

ZWEIG, Stefan: Momentos estelares de la humanidad
+
ROTHMANN, Ralf: Morir en primavera. 232.
+
ALBOM, Mitch: Martes con mi viejo profesor. 215.
+
OTERO, Miqui: Rayos. 328.


lunes, 31 de julio de 2017

sábado, 27 de mayo de 2017

30 de maio: EL SIGLO DE LAS LUCES, ALEJO CARPENTIER (1962)

Fotografía: Fundación Alejo Carpentier 



Entrevista a Alejo Carpentier en “A fondo” (1977). TVE. Enlace a vídeo.

"De ahí que el autor haya creído interesante revelar la existencia de ese ignorado personaje histórico [Víctor Hughes] en una novela que abarcara, a la vez, todo el ámbito del Caribe”. 
Alejo Carpentier, posfacio a El siglo de las luces.


VÍCTOR HUGHES, PERSONAXE HISTÓRICO.

Alejo Carpentier: "Acerca de la historicidad de Víctor Hugues”, en El siglo de las luces, Austral Narrativa, Seix-Barral, Posfacio, pp. 353-355. Contén: 
  • Víctor Hughes, ignorado pola historia da Revolución Francesa. Ascendentes. De Marsella ao Caribe. O incendio do seu establecemento polos revolucionarios haitianos. A reconquista da Guadalupe. A guerra cos Estados Unidos. A acción dos corsarios. A acción de Víctor Hugues na Guayana Francesa. O consello de guerra en París: Absolución. Relacións con Fouché. En París, na caída do imperio napoleónico.
  • A dicotomía no comportamento de Víctor Hughes: “firme, sincera,  heroica,  en su primera fase; desalentada, contradictoria, logrera y hasta cínica, en la segunda, nos ofrece la imagen de un personaje extraordinario que establece, en su propio comportamiento, una dramática dicotomía". Alejo Carpentier, posfacio a El siglo de las luces.
  • A información do tataraneto de Víctor Hughes: A tumba en Cayena (Guayana Francesa). Unha coincidencia curiosa: O amor dunha cubana chamada Sofía (aparece nun documento examinado con posterioridade á publicación da novela).


Carta do tataraneto de Víctor Hughes a Alejo Carpentier, en "Fundación Alejo Carpentier": Enlace.

“Me alegra decirle que el Víctor Hughes que usted evoca, con todo su ardiente patriotismo, su fe en la grandeza de su misión, su energía indomable –y también el rigor despiadado de su autoridad–, se corresponde exactamente con lo que los archivos familiares nos informan sobre él”.

“P.S. Infelizmente, no contamos con ninguna correspondencia privada de Víctor Hughes, que nos permitiera penetrar en la dura coraza del hombre público. Pero me agrada suponer que la rigidez de su carácter no excluía determinada sensibilidad. Por ello le agradezco que en la novela usted lo presente como un joven culto y simpático. Me place  imaginarlo así”.
  

El protagonista verdadero de El siglo de las luces de Alejo Carpentier”, Rhina Toruño (1985). Indiana University Press. Pode lerse o artigo online. Enlace.


Víctor Hughes na Wikipedia.


Imaxes. Pulse sobre as imaxes para amplialas.









A NOVELA

Enlace a Alejo Carpentier: las luces del siglo”, Eduardo San José (2007), Anales de literatura hispanoamericana, Universidad de Oviedo.  

Artigo centrado na análise do plano simbólico da novela: o tópico da luz e as alegorías coas que Carpentier expresa a súa posición teórica sobre o progreso histórico, a utopía e a revolución. Resumo do artigo (segundo Eduardo San José):
“La novela El siglo de las luces, de Alejo Carpentier, realiza un acercamiento histórico e ideológico al siglo XVIII mediante el que discute conceptos como el progreso histórico, la utopía y la revolución. La crítica literaria ha debatido durante décadas la propuesta de Carpentier al respecto. Las conclusiones se pueden agrupar entre las de quienes aprecian que esta novela es escéptica con la idea de progreso, y aquéllas que sostienen su filiación con el modelo de progreso unívoco propio de la modernidad ilustrada. Estas conclusiones se han basado generalmente en el estudio de la estructura narrativa subyacente. El presente artículo se acerca a la cuestión a través de un análisis del plano simbólico de la novela, donde el tópico de la luz se organiza en alegorías mediante las que Carpentier expresa su posición teórica sobre los conceptos señalados”.

Enlace a “El siglo de las luces: Alejo Carpentier a la caza del Leviatán”, Rafael Narbona, El Cultural, 7-3-2017. 

“Alejo Carpentier (Lausana, Suiza, 1904-París, 1980), apologista incansable de la revolución cubana, publicó en 1962 El siglo de las luces, una novela que abordaba la paradójica relación entre el despotismo y los cambios revolucionarios. La peripecia de Víctor Hughes, un aventurero que exportaba al Caribe la Revolución francesa, apunta que el poder revolucionario desemboca inevitablemente en el cesarismo del poder absoluto”.
A guillotina na novela:
No parece casual que la novela de Carpentier comience con una página de estremecedora belleza, donde Esteban, un joven revolucionario que ya empieza a paladear el amargo sabor del desengaño, contempla la guillotina ubicada en la proa del barco en el que viaja. La nave ha partido de Europa con destino a América, animada por el deseo de extender la Revolución al nuevo mundo. La Máquina ocupa la proa, con la apariencia de una vieja deidad hambrienta de sacrificios”.
La Habana como punto de partida. Os protagonistas e o espazo. Argumento. Temas. Algúns fragmentos:

“Tras la muerte de su padre, un rico comerciante criollo, Sofía y Carlos descubren el placer de vivir de forma ociosa y caótica (…) Lejos de parecer una mansión, la vivienda podría confundirse con una almoneda, con muebles arruinados por la humedad, estatuas sucias o rotas, cortinas polvorientas y porcelanas de colores desvaídos. Sólo los cuadros introducen una nota de belleza y equilibrio, pero también de fatalidad y tragedia, particularmente la apocalíptica “Explosión en una catedral”, con sus toneladas de piedra desplomándose sobre unos feligreses aterrorizados. Durante meses, los tres jóvenes transformarán la casona en el escenario de sus juegos, divorciándose de la realidad circundante (…) Aunque sueñan con viajar a París, Madrid y Nueva York, lo cierto es que su estrambótica rutina parece una conjura urdida para mantener alejada la realidad y no ser arrastrados por las turbulentas aguas de la historia. No importa que sean lectores voraces de Spinoza, Diderot y Voltaire. Contemplan los hechos desde lejos, con la perspectiva de un espectador de ópera o de un loco atrapado por un delirio florido. Todo cambia cuando aparece Víctor Hughes, un apuesto negociante marsellés que había entablado relaciones comerciales con el padre difunto. Su irrupción abre las puertas del mundo real, con sus pasiones y desengaños”.
“La novela de Carpentier es un mural deslumbrante que contiene infinidad de temas, movimientos y variaciones. Se ha dicho que es una verdadera sinfonía del Caribe que adquiere su máxima brillantez estilística en los pasajes destinados a la descripción de la naturaleza. Al margen de sus virtudes formales, El siglo de las luces es una reflexión sobre el poder. En su Historia de la literatura hispanoamericana, Luis Sainz de Medrano sostiene que –en tanto narrador omnisciente, pero no dogmático- Carpentier deja ver “su desconfianza de la revolución, salvando, por supuesto, su espíritu”. En ese sentido, hay que “valorar la significación de Esteban como el personaje más próximo a la visión del autor”.

“Alejo Carpentier plantea un conflicto sin solución: ¿es posible el cambio histórico sin la intervención de la violencia? El totalitarismo político brota de utopías y sus frutos no pueden ser más estremecedores. El gesto de Sofía y Esteban durante las primeras escaramuzas del Dos de Mayo nace de la desesperación romántica y no de la esperanza de un mundo mejor. “El humo tártaro” del que habla Thomas Carlyle en su monumental Historia de la Revolución francesa (1837) sigue oscureciendo nuestros ojos, pues en las revoluciones, “con sorprendentes transiciones y bajo intensos colores, lo sublime, lo deforme y lo horrible se suceden constantemente, o, más bien, se acompañan mutuamente con ensordecedor tumulto”. Quizás no estaría de más releer El siglo de las luces desde la perspectiva del nihilismo. No rebajaría su mérito literario, pero no dejaría más alternativas que la desolación y el desencanto”.

El siglo de las luces, no blog Hislibris: Argumento e opinión. Enlace



A PELÍCULA EL SIGLO DE LAS LUCES (1992). Trailer da película.


 Fotografía: Cubaliteraria.
Carpentier según Solás: El siglo de las luces. L. Castillo,

Director: Humberto Solás. Cuba, 1992.
Premio á Mellor Fotografía e á Dirección Artística, Festival Internacional de Cine de Gramado, Brasil, 1993. Premio Pitirre á Mellor Película no Festival Cinemafest, de San Juan, Puerto Rico, 1993. Mención Especial do Xurado. Festival Iberoamericano de Cine, Huelva, España, 1993.